REUNIÓN EN CASA DE SILVARA

  Paso a contarles la actividad para que disfruten recordando los que estuvieron y que envidien los que se la perdieron. El taller de dibujo a lápiz estaba bien organizado. Había buscado láminas para ver, lecturas para compartir, hojas para prestar...
El tema:"Criaturas fantásticas" (¡a mi juego me llamaron!) Hasta acá todo bien...

  Como la reunión de ATANessima se venía pinchando, pensé que este taller podría interesarles y que era buena la ocasión para integrarse. (Vamos sumando gente...) Total, en casa hay lugar. Un par de días antes, cuando abro mi correo encuentro que me invitan a comer un asado ese mismo día. (¡Buenísimo!, así no ensucio mi casa ya que a las 4 se largaba el taller. Ojalá me quede cerca, así puedo ir...) Más cerca no podía ser. El asado era EN mi casa. (Seguimos sumando gente...)

  Después llamaron por lo del documental. La oportunidad de grabar un taller con gente como Elbereth dibujando no era para desperdiciar... (Sumemos, ¿cuántos van?) La casa es grande, pero me parece que estamos exagerando. Para ellos preparé una sorpresa, hornearé una pieza mientras filman. Esto lleva más de 16 horas, así que para llegar a tiempo me levanté temprano para encender el horno que para los que no saben es... ELECTRICO.

  A los 10 minutos se cortó la luz. ¡Melkor querido!. Las térmicas estaban bien.El disyuntor también. Todo en casa estaba bien. Otra vez fundí los fusibles de la calle!!! Entré en pánico.(un taller, los Atanessima, los del documental, una horda de nauglios y la presidenta de Máre Vilyar...) Estaba pensando en dar cambio de domicilio cuando me llamó Merry para decirme que me quede ¿tranquila? que él venía a la mañana temprano para ¿ayudarme?. ¡Que Melkor me ampare y Edesur no me abandone!

  Llegó a las 11 de la mañana y al rato apareció "el bardo" y más tarde Ádokin. Luego de acaloradas discusiones logré convencerlos de que no asaran a ninguna de mis mascotas...(Wanda porque es vieja, el terrier sale duro, el gatito es muy chiquito y Boludo es muy caro) ¡no estamos en Nauglamir, caramba!

  Solucionado el tema de la luz, (la empresa mandó una guardia y puso fusibles para fuerza motriz), partimos con el vampiro rumbo al supermercado, compramos la carne...(nos olvidamos las tiras de asado que le estábamos haciendo cortar finiiiitas al carnicero que todavía nos está buscando) y cuando me disponía a comprar algo para las ensaladas, el personaje que me acompañaba me miró espantado y al grito de -¡No comemos pasto!-, se dirigió a las cajas.

  El asado salió buenísimo... (había un matambrito de cerdo...) En medio de la comilona sonó el teléfono. La ilustre presidente de este smíal trataba de planificar las actividades que se avecinaban en medio de exclamaciones del tipo -¡crunch!- ¡miamm!- Pasame la morci! (y la pobre intentaba entender a quien le hablaba con la boca llena!). Entonces desistió de todo intento y al grito de:
-¡guárdenme un chorizo!- se tomó el primer remis que encontró y se mandó para mi casa.

  Las 4 de la tarde nos encontró, obviamente, comiendo. La gente comenzó a llegar. Muchos "nuevos", pocos "nessimos". Largamos el taller junto con el mate. Primero dí una breve explicación de cómo armar una escala de valores de grises. De lo que se puede esperar de cada lápiz y cual conviene usar para dibujar y cual para sombrear... Vimos láminas de ilustradores fotocopiadas a propósito en blanco y negro para ver las luces y sombras de gris. Seguía llegando gente. Algunos venían de jugar rol y otros que se enteraron tarde.

  Los del documental hacían sus tomas sin interrumpirnos. Recorrían la casa que habíamos llenado de velas para crear un clima especial. A la mitad del taller recreamos un pasaje de mi libro preferido (Egidio, El granjero de Ham) en forma de teatro leído, en el cual el Sr. Beerdrinker hacía del dragón (¡Impecable!), Sundal primero y Merry después, (ya que el bardo nos abandonó por el mate), tomaron la parte de Egidio y yo relataba el resto.

  Estuvo graciosísimo ya que cuando quedamos Merry y yo, el texto comenzó a plagarse de acotaciones y gestos off topics más que jugosos. La gente no paraba de reírse y se dio por terminada la actividad que para ese entonces estaba poblada de trabajos terminados. (Por supuesto, todos habían dibujado dragones. ¿Qué otra cosa podían dibujar en mi casa?) Entonces invité a los presentes a compartir una imagen que quería regalarles a los del documental. Tomaron asiento en la escalera, apagué las luces y...

  El pirómetro marcaba 1020 grados. Bajé el interruptor del horno y abrí la puerta. Nadie podía dejar de mirar. El calor era intenso. Las mejillas comenzaron a sonrojarse En el interior se dibujó el cráneo de un dragón al rojo. Las tonalidades cambiaban. Todos hacían silencio y advertí que algunos estaban tomados de la mano y otros estaban abrazados. Mientras filmaban también sacaban fotos.

  Entonces decidí provocar al dragón, tomé un puñado de material combustible y se lo arrojé a los ojos. No se hizo demorar la respuesta. Me devolvió una llamarada directo hacia mí. Lo volví a hacer, esta vez desde un costado y la cámara del horno quedó en llamas. Por segundos se iluminaba toda la habitación hasta que el dragón se calmaba. Decidí dejarlo en paz. El calor se hacía insoportable.

  Fuimos por algo fresco para tomar. Les había regalado un momento increíble y comprendieron porqué me gusta tanto el fuego.
Espero que las imágenes reflejen esto que hemos vivido así puedo compartirlo con ustedes. Ojalá podamos compartir más actividades como éstas y asados tan apetitosos.

La pasamos realmente bien. Gracias a todos los que vinieron.

- Silvara

VOLVER


Copyright © 2000,2001 Nauglamir.org.ar - Nauglamir.org
Todos los derechos reservados