1º Mereth Nauglamir

  

TRAGICOMEDIA CUASIPATÉTICA EN TRES ACTOS

 Nombrado por mis amistosos nauglios como Cronista, seguramente
porque mis habilidades como asador son un tanto pobres, debo dar cumplida
cuenta de los hechos y sucesos de la Mereth Nauglamir

1º Parte : La Fraternidad del Colectivo

  Nuestra crónica comienza en dos partes. En Baires, por un lado, Ramanegra y sus boys se amontonan con gran reboleo de bolsos y equipajes surtidos en Retiro, a la espera de la mágica carroza que los cruce hasta Nauglamir, tierra de alcoholicos ensueños prometidos.

  Tras un rato de espera, decidieron abandonar por imposible a Sundal, ya que el Bardo habia tenido algo de ablande previo que lo obligó a llegar en otra Edad del Mundo. En Nauglamir, tras una noche de planeamiento, charla y febriles preparativos, un adormecido Secretario partio en su chata Hobbit a buscar a Gasty, Guardián de la LLama de Nauglamir. Luego cargaron toneladas de leña, sillas y pertrechos varios para lo que se avecinaba. El resto de la banda se las arregló para reptar desde sus escondrijos nocturnos hasta la terminal, mientras se congratulaban del dia que parecia pintar lindo.

  Las ojeras eran del tamaño de medialunas, pero los muchachos y muchachas se dispusieron a hacer un sacrificio por Tolkien y el Smial de manera que por primera vez en sus vidas se levantaron un sábado a la mañana. Coordinados por nuestro amado Presi, acuciados por el sueño, el horror al sol y las ganas de almorzar emprendieron el viaje hacia el sitio de la fiesta. La banda de los visitantes dormitaba plácidamente en el colectivo soñando con lagos de cerveza y pirámides de chichulines mientras la bestia mecánica devoraba los kilómetros rumbo a los tenebrosos dominios de Melkor donde los aguardaba Fairë para hacer de guia turistico. Tras una serie de volteretas y desencuentros surtidos, típicos de la militarizada y precisa disciplina y organización prusiana que caracteriza a nuestro Smial, los visitantes consiguieron al fin ser transportados de multiformes maneras hasta Angband Renacida, nuestra fortaleza perdida en medio de las llanuras santafesinas.

  En el intervalo tuvieron largo, muuuy largo tiempo para admirar la decrépita estación de colectivos de nuestra bella ciudad y apaciguar su hambre dragonil. De este apetito da fe por cierto el muy verosímil rumor de que desde ese sábado escasean las provisiones en los alrededores de la Terminal de Omnibus de Rosario, consumidas como vegetación tras el paso de la manga de langostas. Atrás quedaban las largas horas de preparativos, las ideas cuerdas y de las otras, los anhelos de sana diversión: llegaba el momento de la verdad...

2º Parte : Las dos fogatas

  La tarde del sábado se fue mientras iban llegando los distintos grupos de gente. ¿gente? ¿podemos ser considerados asi?... mmmm) Un viento del Este pareció soplar desde muy temprano, y el ambiente comenzó a ponerse movido dando un adecuado preludio a lo que se vendría. Cuando la noche finalmente empezó a adueñarse del mundo, algunos llegaron a asombrosas deducciones científicas al tropezarse unos con otros: ¡En la oscuridad no se ve!!! Quizas dado el suficiente tiempo se hubiese derivado de alli el celebre axioma " El agua moja", camino que inexorablemente conduce al principio de Arquimedes.

  Pero como no habia tanto tiempo, un grupo de gente conducidos por el célebre Huorë Morisil ( k.a.k.a. Alatar) ganó renombre imperecedero en el campo oscuro llevando los beneficios de la moderna luz eléctrica a la reunión medieval que los rodeaba. El resto lamentó el restablecimiento de la luz, ya que abundaban los orcos y los semiorcos desatados en la reunión. Además ya no podian afanar asado y lechón impunenemente, y las botellas relucian en la noche con cada vez mas fuerza. Ramanegra intentó iniciar un nuevo discurso entre balbuceos

   La Primera de las fogatas se habia iniciado temprano, con el sacrosanto objetivo de alimentar a tanto tolkiendili que rondaba sin rumbo por la Mereth. Pero la Noche de Melkor recién dio comienzo cuando todos nos reunimos bajo las estrellas para invocar la LLama Imperecedera sobre un dolmen de leña armado por Fram el Poeta y que encendió el Enano Gasty en su papel de Guardián de la LLama. Asi se alzó al cielo el gran fuego, y la noche se desató sobre nosotros. La belleza de la noche era hipnótica, las estrellas parecían recién forjadas, como si un puente se hubiera abierto para llevarnos a Caras Galadon y esperásemos ver a la Dama de Lorien surgir ante nosotros con gesto dulce e indulgente ante nuestro delirio acariciados por las Joyas de Varda. Ese fue el marco elegido para pronunciar el saludo ritual que abrió nuestro Smial al mundo, y los estentoreos "Ave Melkor" sacudieron la placidez de la noche campestre como rugidos de Blarogs desencadenados mientras coreábamos con ciertas vacilaciones motivadas en el elevado tenor alcohólico de nuestra alegria la versión "alternativa" y ligeramente irreproducible de nuestro himno representativo. Se hace difícil relatar lo que siguió. Lo mas que puedo aspirar es a dar pantallazos, breves imágenes que cruzaban mis retinas en esos momentos:
-- Las cada vez mas reiteradas invocaciones a Hugo, quien nunca se dignó aparecer a pesar de ser el miembro mas requerido de la Mereth.
-- Nuestro Presi atado como chorizo, y las discusiones sobre como cocinarlo: picado fino,salpicadito a la sartén o simplemente dejarlo orearse colgado del árbol. -- El revoleo de capas negras ( onda estampida de pingüinitos beodos ) cerca del fuego.
-- Las calurosas y alcohólicas invocaciones a Melkor
-- Las discusiones seudofilosóficas de nuestros visitantes junto al fogón, tan borrachos como nosotros pero mas cansados por el viaje. -- La incansable guitarra del Orco Shagrat intentando no perderse entre los alaridos y seudodiscursos.
-- Los duelos payasescos de espadachines
-- La cerveza
-- El vodka
-- los whiskolas irredimibles
-- La música de los vasos al llenarse ( y al vaciarse!!! )
-- La sensación de alegre abandono de todo el mundo: de pronto desaparecían responsabilidades y problemas, solo quedaba el fogón ante nosotros, las estrellas sobre nosotros y la botellas con nosotros...

   Y mientras la Sombra avanzaba esquivando tolkiendili agazapados en posiciones sospechosas entre los árboles ( Huuugggo) ardía la Madre de todas las Fogatas velando tanto delirio. El honorable Secretario de la ATA cumplió notables funciones bromatológicas en beneficio de sus compañeros, dedicándose afanosamente a probar cuanta comida ( y bebida ) le parecieran sospechosas para la salud de sus dirigidos. Nuestro amado Lider se dedicó a intentar mantener con vida al Enano Gasty, al cual al parecer el lechón ( mmmm ) le habia caido mal...

  Asi fue que las carpas empezaron a llenarse, cada vez eran menos las voces aullando a las estrellas, los individuos rodaban sobre el pasto, colchones y bolsas de dormir, rendidas al fin en manos de Morfeo. El viento, frio y sigiloso , comenzó a soplar trayendo vagos ecos de las palabras de Fram, gran Invocador de Hugo, quien recordaba su época de navegante afirmando que el mundo se movia a su alrededor en un lento oscilar. En realidad algunas cosas si se movian como ser las ramas de los árboles, los ebrios por el pasto rodando ( Gastyyy!! ) y las mismas carpas, algunas mas que otras por cierto. La noche se fue apagando lentamente...

3º Parte : El Retorno del Rol

  La mañana nació nuy temprano, como suele hacerlo en el campo. Con los primeros rayos del Sol, hicieron su aparición unas famélicas crias de Huan, perros serviciales que gentilmente colaboraron en la limpieza de la parrilla, las mesas y hasta alguna cara dormida.

  Ultimo en caer y primero en levantarse, el Soberano de Nauglamir se levantó a preparar el desayuno. Mi esperanza de dormir dentro de mi fiel Sombraverdosa hasta por lo menos pasado el mediodia, como es reglamentario en cualquier domingo que se precie; se alteró cuando una inevitable necesidad fisiológica me empujó de nuevo al mundo. Trastabillando, apenas una sombra de mi mismo, me lancé en busca del baño deslumbrado por la luz del dia; solo para encontrarme a mi queridisimo presi que se apresuró a reclutarme para preparar el desayuno al resto de los zanga... perdón, apreciados tolkiendili durmientes.

  El ruido a tripas vacias y el sol se combinaban para ir levantando a los sobrevivientes. Un desayuno hobbitico se inició rápidamente, mientras visitantes y nauglios charlaban y compartian un agradable amanecer campestre. Se escucharon charlas y comentarios en sana camaradería, la cual se combinó con la ( deliciosa ) torta de chocolate y las inefables pastafrolas para hacernos sentir en Bolsón Cerrado compartiendo con Bilbo y Frodo la mejor despensa de la Comarca.

  No faltó el discurso de Ramanegra, los ronquidos de Gasty ( quien dormiría plácidamente el resto del dia) ni los desaforados que empezaban a recordar con cariño las bebidas nocturnas. Cuando el orco Shagrat finalmente aceptó asumir el papel de Master ( admitamos que no se hizo rogar demasiado) el rol comenzó a gestarse ante nosotros. Un nutrido grupo roleó sobre la hierba donde aun se veian gotas de rocio ( y de otros líquidos no tan puros que se evaporaban mucho mas rápido) acariciados por la brisa suave del campo y el sol tibio de la mañana.

  Asi vimos como Yavanna, devenida en elfa millonaria organizaba cacerías de dragones ( supongo que le parecia que faltaba comida para el mediodia) al tiempo que el duo inseparable Guillermo y Gollum se entretenia en cascotear al pobre Huore en su papel de Enano cascarrabias. Ah, y nuestro presi que roleaba en su estilo habitual... Inaguantable. Ramanegra improvisaba su enésimo discurso mientras armaba un nuevo Teg, secundado por Thor y otros sufridos acompañantes. Hyarmendil hacia sus pinitos roleros, extrañando la falta de delirantes por sus pagos en el lejano sur que lo forzaban a desgastar sus sufridas nalgas en un viaje por medio país para poder jugarse un rol y castigarse con un asadito a la nauglia.

  La cosa se tornó bucólica y placentera mientras imperceptiblemente se pasaba del desayuno al almuerzo, consagrado a Gollum debido a que su plato principal era el inevitable pescado. Mientras se lucia el devenido Asador de los Infiernos, Rael de Nauglamir, intentando transformar kilos de pescado y batallones de pollos crudos en un almuerzo comible; nuestro Presi y su siniestra aliada Yavanna conspiraban rifas en mano para desvalijar a nauglios y visitantes por igual. Y la taimada valié verdosa tuvo al parecer el beneplácito de su hemano Melkor ya que acabó poseedora del premio mayor, aunque el inefable Fairë se las ingenió para conformarla con una fotito del premio ( ¿intentará chantajearla mas tarde?? mmm cuantos misterios tiene el mundo mmm ).

  La amistad creció entre los nauglios y las visitas, y en algunos casos devino en situaciones particulares, como la de nuestro Poeta y su masajista particular, la de Fairë con todo elemento femenino que le pasara cerca ( Buiiitre ...) y otras mas inocentes basadas en comunes gustos, como ser las cartas, el rol y el amor por Tolkien y la cerveza. Ramanegra consiguió traer algo de formalidad al asunto, leyendo los papeles oficiales del Smial, mientras invitaba a nuestro amado Gran Maestre a hablar ante nostros. Enfundado en su banda presidencial armada con retazos de capas sobrantes utilizó el habitual repertorio de lugares comunes mientras todos aguardabamos el momento de empezar a roncar.

  ¿Que se puede decir del Almuerzo onda Gollum? Pessscado. Mucho pessscado. Asadores buscando la receta de como prepararlo. Ramanegra discurseando. Mandíbulas batiendo. Pollos crudos, algunos aun cacareaban en la mesa. Los comentarios de Yavanna. Los expresivos silencios de Elmoth. La capucha de Sundal. La cara de resaca de Javier. Ramanegra comiendo ... y discurseando. Mas pesscado. El dia hermoso. Los labios de Huorë ( ¿que habrá chupado con tanta fuerza? mmm ). Mi gorrito canallón. Gasty girando en la cama como pollo al spiedo, sin reaccionar aun. Pessscado. Cerveza algo caliente ( el hielo se habia extinguido hace rato) . Vino y Terma. Ramanegra bebiendo... y discurseando. Nuestro Presi, buitreando. Mas pessssscadooo...

  Cuando los últimos rincones se iban rellenando, al estilo hobbit, la hora del regreso se aproximaba. El reloj inexorable inicio su temible cantilena recordando los compromisos, el trabajo, el LUNES, ahhhhggg. Todo termina, y finalmente nuestro tiempo se acababa tambíen. Comenzó un caótico intento de limpieza, seguido por las miradas horrorizadas de nuestra ent Apairë mientras observaba lo que quedaba de su casa de campo mientras imaginaba posibles excusas ante su viejo (ladrones, granizo, ataque de miles de perros hambientos, etc). Entre mi fiel Sombraverdosa y el vehículo del sufrido padre de Huorë y Rael comenzó la emigración.

  Otros iniciaron una peculiar odisea en colectivo ( llevando el cuerpo semiinerte de Gasty!!) y algunos hasta se fueron en remisse (privilegios del cargo de Presidente, junto con la banda presidencial y los intentos de ahorcamiento). El viento trajo abundantes sones de despedidas, promesas de reencuentro en Emyn Ennor para la siguiente festichola, alguna que otra despedida apasionada con largos y profundos besos de lengua; los cuales solo terminaron cuando la pareja quedó vacia y sin una gota de cerveza...etc. Vacio de bolsos y humanos, el campo lucia solitario y abandonado. El fogón aun humeaba, mientras la tarde declinaba ante el inevitable retorno de la Noche. Como íconos vacios y abandonados de extrañas ceremonias convivían sobre el césped botellas vacías y huesos pelados, presa fácil de los perros fantasmales que recorrian desde temprano la escena de la fiesta, flacos como la Muerte y pulgosos como un Orco.

  El peón suspiró resignado y se dispuso a tratar de reparar los desastres y devolver su aspecto original al terreno. Ocupado como estaba, no vio cuando se alzaba una suave brisa, y las hojas comenzaban un creciente torbellino en torno al moribundo Fogón. La brisa se hizo mas fría y creció en intensidad, mientras el fuego se encendía con un reflejo rojizo. La llama se alzó de nuevo, de cara al ocaso, en silencioso homenaje a su siniestro mentor. El viejo peón levantó la mirada, pero no distinguió nada, y se alejó con paso cansino; sin prestar atención al murmullo del viento entre los árboles que traía ecos de roncas y espectrales carcajadas, una voz no oida desde los albores del mundo cuando el Amo Tenebroso aun habitaba en nuestro mundo. Melkor no podía faltar a su propia fiesta...

- Gabriel, el Istar Dorado

VOLVER


Copyright © 2000,2001 Nauglamir.org.ar - Nauglamir.org
Todos los derechos reservados