UNA TERTULIA MUY ESPECIAL

  En un quilombo en Palermo, vivía un bardo. Pero no un bardo común y corriente. Éste poseía el Don Sagrado del Quilombo Eterno. En su cubículo, junto a los restos de sopas prehistóricas olvidadas en mágicas tazas protegidas por hechizos que ni él mismo se acordaba como evitar, descansaban indómitos gatos arrasadores de cuanto alimento se encontrara en las cercanías.

  La vida era muy tranquila hasta que un día una extraña mezcla de personas decidió concurrir a la famosa Feria del Papiro, a celebrarse en el tranquilo pueblo de Buenos Aires. Y cuando digo "extraña", es porque esta gente realmente lo era. Entre ellos,
podían encontrarse heroicos asesinos de dragones, que buscaban calor en personajes de su mismo sexo(para estar a tono con sus héroes, Frodo y Sam), valerosos viajeros que incursionaban en peligrosas misiones, de donde retornaban más deseosos de cariño que cuando se habían retirado en busca de aventura, y ebrios músicos que se planteaban la disyuntiva eterna entre tomar delicadamente una copa de vino o un porrón de cerveza directamente del pico.

  Tampoco faltaban personas más normales para nosotros, como el físico-matemático, que insistía con su teoría de "La acidéz superconductiva del ron y su efecto en los mails personales", el silencioso políglota dueño de un temido instituto de enseñanza de oscuras lenguas, y por si esto fuera poco, también estaba el mafioso-psicópata-calabrés, armado de un pequeño puñal envenenado en alcohol etílico mezclado con ron cubano en polvo.

  El viaje fue realizado por tandas, para no provocar sospechas. Algunos decidieron viajar como es su costumbre...en coche cama, y con todas las comodidades propias de gente bacán como ellos. El resto, viajo a lo Nauglamir...en tren, sin dormir, cagados de frío, riéndose de las desgracias ajenas y esperando de llegar para tomarse un cervecita bien helada. Según las crónicas del viaje en tren, algunos no pudieron dormir debido a una siesta previa, mientras que otros, no despegaron sus ojos a pesar de los numerosos golpes recibidos contra las ventanas a modo de "Ariete Humano". Dichos personajes, tenían en mente apropiarse de las distintas casas
disponibles en el pueblito, parando algunos en el quilombo de la casa del Bardo, y otros en la casa de otro peligroso personaje de su misma calaña....la tan temida artesana de la Cerámica Embriagadora....

  Una vez llegados, los más peligrosos(o como gustaban llamarse, los de "la comunidad hippie") tomaron por la fuerza las torres palermitanas al grito de "ENTREGÁ LOS PORRONES!!!!", mientras que los más dóciles, mánsamente se dirigieron rumbo a los confines del mundo, allí, donde la Artesana hacía de las suyas entre armas de todo tipo y esculturas maléficas...

(1) Una vez engañados los estómagos Nauglios(1 pizza per cápita, para decir algo aproximado) y saciada la sed, se decidió concurrir al objetivo primero de la visita: La Feria del Papiro

  Al llegar a las puertas del predio, fueron necesarias todas las habilidades políticas dignas de un Bardo para conseguir esquivar los hechizos de "Garpe de Entrada" lanzados por la infinidad de magos sedientos de morlacos que cuidaban la entrada...pero aún así, no fue suficiente para todos, ya que 2 de los concurrentes tuvieron que entrar como la ley manda(pagando..ouch!!!)

  Una vez pasado el primer control, se encontraron en la puerta con un oscuro personaje...Ramaviva(vestido de Mago), alias "El Monje" según algunos curiosos que había en el predio que obviamente concían de Tolkien tanto como yo de chino mandarín.

  Dentro de la feria, se hizo lo acostumbrado...quilombo!!!! y entre risotadas al leer frases célebres con un alto contenido erótico, adivinanzas que sonrojarían al más burdo camionero de nuestras rutas, y aleteos de buitres que debieron abandonar a su presa, la tarde moría disfrutando de los virtudes de la feria(obviamente, las virtudes femeninas, más que nada). Pero algo debía acontecer para que todo estuviera en su lugar...

  Mientras se escuchaba una interesante demostración de sabiduría tolkiniana por parte de Ramaviva(hablando del sexo de los Nazgul y las molestias ocasionadas por su "invisibilidad" y su preferencia por el queso de elfo untado con manteca), un famoso personaje se movía entre la gente....y no pasó demasiado tiempo hasta que fuera reconocido por los integrantes del Smial. Una vez descubierto, esta persona no tuvo más remedio que darse por aludido y responder a las distintas inquietudes y pedidos de la gente, quien
lo redeó y solicitó autógrafos a diestra y siniestra. Y por si esto fuera poco, uno de los peores Nauglios(en este caso femenino, para colmo) obligó por la fuerza al pobre señor a entregarle el último caramelo del que disponía, bajo amenaza de golpiza.

  Lo ocurrido posteriormente en la feria, no fue de vital importancia ya que el oculto objetivo de los concurrentes había sido cumplido...conocer y pedirle autógrafos a FLAVIO PEDEMONTI!!!!.

----------------- ooo -----------------

Referencias:
(1) Según lo leído en el Libro Púrpura del cual se sacaron estos relatos, se puede asumir que quien lo escribió sólo participó en algunas de las reuniones y estuvo mayormente ubicado en las Torres Palermitanas, por lo tanto nos centraremos en las actividades llevadas a cabo en estos lugares y momentos.

- Ádokin BeerDrinker.
Por tandas, porque no da para rascarse tanto en el trabajo.

VOLVER


Copyright © 2000,2001 Nauglamir.org.ar - Nauglamir.org
Todos los derechos reservados